Blogia
Buenos Aires es leyenda - Mitos urbanos de una ciudad misteriosa

Confesión de un licántropo

Confesión de un licántropo

¿De qué se lo acusa?

De haber ofendido a Dios. Mis padres me dieron un ungüento; no sé de qué estaba compuesto.

¿Al frotarte con este ungüento te conviertes en lobo?

No, pero debido a todo esto maté y devoré al niño Cornier: yo era un lobo.

¿Ibas vestido de lobo?

Iba vestido como voy ahora. Tenía las manos y la cara ensangrentada, porque había estado comiendo la carne de aquel niño.

¿Tus manos y pies se convierten en garras de lobo?

Sí; sí se convierten.

¿Tu cabeza se vuelve parecida a la de un lobo? ¿Se vuelve más ancha?

No sé qué forma tenía mi cabeza en aquel momento; utilicé mis dientes, la cabeza la tenía como la tengo ahora. He herido y devorado a muchos otros niños pequeños. (Jacques Rollet, declaración a los tribunales, 8 de agosto de 1598) (de Carlos Barbarito, Libro de sueños y maravillas, prólogo de Esther Cross, inédito) 

Este breve pero estremecedor interrogatorio a un supuesto hombre lobo llegó a nuestro Buzón de Mitos de la mano de Carlos Barbarito.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

carla -

me gustareia poder leer sus libros
me paresen geniales





ojal tenga la oportunidad de tenerlos



mucho exitosss!!!




antyes ke nada

tendia ke hacer un programaa!1



mucha suerte!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres